Silencio Administrativo

En este artículo hablaremos somo el silencio administrativo y los efectos que puede producir que la Administración no aporte una resolución expresa en un cierto caso.

Este acto posee especial relevancia dentro del Derecho Administrativo, debido a que la Administración posee el deber legal de dictar resolución expresa en el plazo indicado. Esta obligación posee dos excepciones:

  • Terminaciones de procedimiento mediante convenios o pactos, en los que la resolución vendrá sustituida por el acuerdo entre el interesado y la Admón.
  • Procedimientos en los que se ejerciten derechos sometidos únicamente al deber de comunicarlo previamente a las Administraciones Públicas.

¿Qué es el Silencio administrativo?

Este acto puede definirse como una “ficción jurídica” creada para dotar de protección a los ciudadanos frente a la poca diligencia de la Administración, en los casos en los que incumpla a su obligación de responder las solicitudes que los particulares realicen.

En virtud del procedimiento administrativo (la forma reglada de actuar que debe seguir la Administración), la misma debe resolver los procedimientos iniciados a solicitud del interesado. En ocasiones, el ente público se quedaba mudo ante ciertas propuestas, por lo que se ideó éste instrumento jurídico para que el interesado no tenga que esperar sin noticias ni respuesta hasta que la Administración decida proceder.

¿Qué efectos produce?

En caso de silencio negativo, la Administración Pública no queda vinculada ante esta decisión, pudiendo resolver positivamente después. Cuando el silencio es positivo, no sucede de la misma forma, pues en estos casos el Ente Público sí que queda vinculado a esta resolución, por lo que posteriormente no podrá hacer otra cosa que resolver aceptando las pretensiones.

¿Qué es el Silencio Administrativo Positivo o Estimatorio?

Amparado por el Artículo 24.1 de la Ley de Procedimiento Administrativo, , en estos casos la no respuesta por parte de la entidad pública significará la permisión de dicha propuesta. Se trata de la norma general, contándose como excepciones los casos en los que otra norma con rango de Ley, o una norma Europea o de derecho internacional, establezca una cosa distinta. Así lo incorporó la ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común.

¿Qué es el Silencio Administrativo Negativo o Desestimatorio?

Nos remitiremos al Artículo 24.1 de la ley de Procedimiento Administrativo Común,

El silencio tendrá efecto desestimatorio en los procedimientos relativos al ejercicio del derecho de petición, a que se refiere el artículo 29 de la Constitución, aquellos cuya estimación tuviera como consecuencia que se transfirieran al solicitante o a terceros facultades relativas al dominio público o al servicio público, impliquen el ejercicio de actividades que puedan dañar el medio ambiente y en los procedimientos de responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas.

El sentido del silencio también será desestimatorio en los procedimientos de impugnación de actos y disposiciones y en los de revisión de oficio iniciados a solicitud de los interesados. No obstante, cuando el recurso de alzada se haya interpuesto contra la desestimación por silencio administrativo de una solicitud por el transcurso del plazo, se entenderá estimado el mismo si, llegado el plazo de resolución, el órgano administrativo competente no dictase y notificase resolución expresa, siempre que no se refiera a las materias enumeradas en el párrafo anterior de este apartado.

Artículo 24.1 Párrafos 2º y posteriores

Por tanto, podemos intuir como conclusiones que: como norma general, el silencio administrativo será positivo, y en su contrario será negativo cuando alguna norma con Rango de Ley, norma Europea o de Derecho Internacional lo disponga. También será negativo en los casos citados en el precepto, los cuales podemos resumir en:

  • Cuando se refiera a respuestas tras el ejercicio del derecho de petición recogido en el artículo 29 de la Constitución Española.
  • Cuando se refiera a la transferencia al solicitante o a algún tercero de derechos de uso de dominio público o propiedades del sector público.
  • Cuando las actividades sean perjudiciales para el medio ambiente.
  • En procedimientos de responsabilidades por parte del ente público.
  • En impugnaciones de actos y revisiones de oficio iniciados a solicitud del interesado.

¿Puede recurrirse el Silencio Administrativo?

Contra el silencio positivo podrán interponerse los siguientes recursos:

  • Recurso de reposición o alzada.
  • Recurso extraordinario de revisión.
  • Recurso contencioso-administrativo.

Y si el silencio fuese desestimatorio o negativo:

  • Recurso de alzada o reposición.
  • Recurso contencioso-administrativo.

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on pinterest
Pin
Share on whatsapp
WhatsApp
¿No encuentras tu solución gratuita?

Contacta con nosotros en nuestras Redes Sociales. ¡Haremos el artículo que necesitas!

¡También puedes realizar una consulta legal gratis!

¡Síguenos en Redes Sociales!