Renunciar a una herencia

Tiempo estimado de lectura: 12 minutos

¿Alguna vez has considerado renunciar a una herencia en España? Si es así, entonces este artículo te será de gran utilidad. Aquí abordaremos todos los detalles que debes conocer sobre renunciar a una herencia en España, desde los motivos por los cuales se puede llevar a cabo hasta las posibles consecuencias de hacerlo. ¡Así que sigue leyendo para saber más!

¿Qué es renunciar a una herencia?

Renunciar a una herencia significa renunciar a todos los derechos y beneficios que se obtienen al ser el heredero de una persona. Esto puede incluir bienes inmuebles, dinero en efectivo, activos financieros, objetos de valor o cualquier otro bien que haya sido dejado por el difunto, así como sus deudas y responsabilidades. Si renuncias a tu derecho como heredero, no podrás reclamar ninguna parte del patrimonio del difunto.

Esta acción debe ser un acto voluntario y libre. Es irrevocable, por lo que una vez hecha la renuncia no se podrá volver atrás. Tampoco puede ser impugnada en principio. No se puede repudiar parcialmente, ni a plazo, ni condicionalmente.

Al renunciar a una herencia, renuncias a los bienes y derechos que te han sido transmitidos y a las obligaciones que pudieran venir asociadas a ellos. Esto significa que no podrás disfrutar de los bienes y derechos que formaban parte de la herencia, ni tendrás que hacer frente a las obligaciones que se derivan de ellos.

¿Cómo se repudia una herencia?

Para realizar una repudia, basta con acudir a un notario y formalizar la renuncia. No existe la forma de renuncia tácita, es necesaria la presencia de un juez o de un notario para que la repudia sea válida. No es válido un documento privado.
La repudia deberá realizarse ante notario en instrumento público, o en vía judicial. Sus efectos son retroactivos al momento del fallecimiento del causante, debido a que la herencia se entiende aceptada en el momento del fallecimiento.

  • La renuncia a una herencia debe hacerse por escritura pública ante notario. Si hay un proceso judicial en curso relacionado con la herencia, la renuncia se presenta en el juzgado y el juez participa en el trámite.
  • La renuncia a la herencia es siempre total y es irrevocable, a menos que exista algún motivo de nulidad en el momento en que se otorgó la herencia. En ese caso, la anulación del proceso de distribución de la herencia por errores o mala gestión de la sucesión podría cambiar las condiciones de los herederos y permitir que uno de ellos revoque su renuncia.
  • Es importante tener en cuenta que no se puede renunciar a una herencia antes del fallecimiento del causante, y el trámite comienza después del fallecimiento.
  • Es importante tener en cuenta que no se puede renunciar a una herencia si anteriormente se ha realizado algún acto que muestre la voluntad de aceptación tácita de la misma, como cobrar créditos hereditarios, dirigir un negocio del causante como si fuera propio o presentarse en un proceso judicial donde se discutan derechos del causante en calidad de heredero.
  • Al renunciar a una herencia, se pierden todos los derechos sobre los bienes heredados y se liberan de todas las obligaciones relacionadas con el patrimonio del fallecido. En el caso de la renuncia traslativa, se debe asumir el pago de los impuestos correspondientes.
  • Si el heredero es una persona incapacitada judicialmente o un menor de edad, su representante legal debe solicitar autorización al juzgado para presentar la renuncia a la herencia en su nombre. El juez determinará si se permite o no que el representante legal renuncie a la herencia en nombre del tutelado.

Formas de renunciar a una herencia

Existen dos formas de renunciar a una herencia:

formas de repudiar una herencia
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • LinkedIn

Renunciar a una herencia en favor de otro heredero

También llamada renuncia traslativa. En la renuncia traslativa, el heredero renuncia a sus derechos sobre la herencia en favor de otra persona, como por ejemplo, en favor de un hermano. Esta renuncia se hace después de haber aceptado la herencia. Es decir, el heredero primero acepta la herencia y luego renuncia a ella en beneficio de otra persona. Aunque esta aceptación es solo para fines del trámite, el heredero se compromete a asumir y pagar los impuestos correspondientes.

Repudiar una herencia sin testamento

Conocida como renuncia simple o pura. Cuando un heredero renuncia a su herencia, esta pasa a terceros de acuerdo al testamento y a la ley. Si el fallecido designó un sustituto en su testamento, la sustitución se realiza de acuerdo al artículo 774 del Código Civil.

Si no hay sustitutos designados, se procede de acuerdo al mecanismo de sucesión legítima establecido en el artículo 912.3 del Código Civil, y la parte renunciada se suma a la herencia de los otros herederos del mismo grado de parentesco.

En la renuncia simple, también conocida como "repudiación de la herencia", el renunciante nunca adquirió legalmente los bienes de la herencia, por lo que no tiene la obligación de pagar los impuestos propios de las sucesiones.

Plazos para renunciar a una herencia

En nuestro Código Civil no se establece un plazo definido para repudiar una herencia. No obstante, para evitar la parálisis del patrimonio y obligaciones del causante, tanto el artículo 1004 como el 1005 del Código Civil incluyen un derecho para interpelar al heredero:

  • No podrá intentarse acción contra el heredero hasta pasados nueve días después de la muerte.
  • Cualquier persona que tenga interés (acreditado) en que el heredero acepte o rechace la herencia puede acudir al Notario para que éste informe al heredero de que tiene un plazo de treinta días naturales para aceptar la herencia pura y simplemente, aceptarla a beneficio de inventario o rechazarla. El Notario también le informará al heredero que si no expresa su voluntad en ese plazo, se considerará que ha aceptado la herencia pura y simplemente.

Razones por las que renunciar a una herencia

Las causas de la renuncia a la herencia pueden ser muy variadas, pero a menudo se deben a las deudas del fallecido. El heredero debe asumir las deudas del fallecido y puede ser necesario realizar un estudio de la situación patrimonial del fallecido para determinar qué propiedades tenía y si estas están cargadas.

Otro motivo puede ser que el heredero tenga deudas. Cuando una persona acepta una herencia, los bienes del fallecido se convierten en parte de su patrimonio. Si el heredero tiene deudas, sus acreedores pueden embargar esos bienes para recuperar el dinero que se les adeuda.

Otro motivo frecuente para renunciar a la herencia es el pago del Impuesto de Donaciones y Sucesiones, que puede ser muy alto y difícil de asumir para los herederos.

Cuando se hereda, el heredero debe presentar una declaración del impuesto de sucesiones ante la Consejería de Hacienda de la Comunidad Autónoma donde vivía el fallecido para poder acceder a los bienes de la herencia.
Este impuesto varía en cada Comunidad Autónoma y puede ser muy elevado, especialmente en el caso de herencias en línea colateral (es decir, entre tíos y sobrinos en lugar de entre abuelos, padres e hijos).

Este impuesto debe pagarse en un plazo máximo de seis meses a partir del fallecimiento del causante. A veces, el alto impuesto obliga a los herederos a renunciar o a solicitar préstamos bancarios para pagarlo.

También es posible que los herederos renuncien a la herencia para beneficiar a otros herederos, especialmente si estos se encuentran en una mala situación económica. Los hijos también pueden renunciar a la herencia de uno de sus padres para beneficiar a otro de los hijos.

YouTube video

¿Quién puede repudiar una herencia?

¿Pueden repudiar los menores de edad?

En cuanto a los menores de edad, de acuerdo con el artículo 166 del Código Civil español, si los titulares de la patria potestad desean rechazar la herencia o el legado concedidos al hijo, deben solicitar autorización judicial. Si esta autorización es denegada, significa que la herencia solo puede ser aceptada a beneficio de inventario (a menos que el menor haya cumplido dieciséis años y dé su consentimiento por escrito).

¿Pueden repudiar los incapacitados?

En el caso de las personas incapacitadas, según el artículo 271 del Código Civil español, el tutor necesita autorización judicial para rechazar la herencia.

¿Pueden repudiar una herencia una asociación, fundación u otra corporación?

Si los herederos o legatarios designados son asociaciones, fundaciones o corporaciones capaces de adquirir herencias en lugar de personas físicas, sus legítimos representantes pueden aceptar la herencia, pero para rechazarla necesitan la aprobación judicial con la participación del Ministerio Fiscal (según el artículo 993 del Código Civil)

¿Puede repudiar una herencia la Administración Pública?

Las Administraciones Públicas solo pueden rechazar herencias con la aprobación previa del Gobierno (de acuerdo con el artículo 994 del Código Civil).

¿Qué significa renunciar a una herencia?

  • Si alguien renuncia a la herencia, se considera que el heredero sustituto debe ser llamado para tomar su lugar, ya sea para aumentar la herencia o para abrir parcial o totalmente la sucesión intestada.
  • La parte de la herencia que no ha sido aceptada se añade a la parte de la herencia de los herederos legítimos que sí han aceptado la herencia.
  • Cuando alguien renuncia a la herencia para evitar que sus acreedores puedan cobrar sus deudas, estos pueden solicitar al juez que les permita aceptar la herencia en nombre del deudor hasta que se cubra el monto adeudado.
  • Una vez que se han cubierto las deudas, lo que quede de la herencia se distribuirá entre los demás herederos, ya que la persona que renunció ya no tiene derecho a nada.
  • La persona que renuncia a la herencia no tiene derecho a la posesión de los bienes o derechos de la herencia en ningún momento.

¿Se puede repudiar una herencia aceptada previamente?

Una vez aceptada, el heredero no puede renunciar a la herencia. La renuncia a la herencia es un acto previo e irrevocable, por lo que no es posible cambiar de opinión y rechazarla después de haberla aceptado. Sin embargo, es posible ceder la parte de la herencia que le corresponde o venderla a otro de los herederos.

¿Se puede renunciar en vida?

La respuesta es NO. Esto se establece en el artículo 991 del Código Civil español, que dice:

"Nadie podrá aceptar ni repudiar sin estar cierto de la muerte de la persona a quien haya de heredar y de su derecho a la herencia."

¿Se puede repudiar sólo una parte?

Según el Código Civil, no es posible renunciar parcialmente a una herencia, es decir, no se puede renunciar solo a ciertas partes de ella. En otras palabras, no es posible renunciar solo a las deudas y beneficiarse del resto. La renuncia a la herencia debe ser expresa y debe realizarse por escrito ante un notario desde la entrada en vigor de la Ley de la Jurisdicción Voluntaria del 2 de julio de 2015.

La renuncia a la herencia no permite seleccionar solo algunos elementos de la herencia. Sin embargo, esto no impide que se acepte un regalo específico dejado por el difunto a un heredero, ni que se pierda el derecho a representar al difunto en cualquier otra sucesión.

¿Hay que pagar impuestos para renunciar a una herencia?

Depende de la situación:

- En caso de que se renuncie de manera pura y simple, el renunciante no tiene que pagar ningún impuesto. Quien tendrá que abonarlo será el beneficiario de la repudia.
- Si se hace en favor de otra persona, tributariamente se estaría ante una cesión de derechos. Según el artículo 58.2 del Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, se exige al renunciante que abone el Impuesto sobre Sucesiones.
- Si la renuncia se realiza después de 4 años a contar desde que finaliza el plazo para presentar el Impuesto sobre Sucesiones (a los seis meses después de que el causante haya fallecido), a efectos fiscales será considerada una donación.

¿Si hay varios herederos, deben renunciar todos a la herencia compartida?

La decisión de aceptar o rechazar una herencia es completamente voluntaria y depende únicamente de la voluntad de cada heredero. Esto se establece explícitamente en el artículo 1.007 del Código Civil, que establece que cuando hay varios herederos, algunos pueden aceptar la herencia y otros pueden renunciar a ella.

¿Cuánto cuesta repudiar una herencia?

El costo de esta gestión es económico, puede redactar el documento de renuncia a la herencia por un precio de entre 90 y 130€, aunque debe tener en cuenta los gastos de gestión de la notaría.

En resumen, renunciar a una herencia implica renunciar a los bienes y derechos que se derivan de ella, así como a las obligaciones que pudieran venir asociadas a ellos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta decisión puede tener consecuencias fiscales, por lo que es recomendable consultar con un experto antes de tomar una decisión en este sentido.

YouTube video
ai
Habla con nuestro asistente
Con la potencia de la Inteligencia Artificial, siempre disponible para ayudarte completamente gratis a resolver tus dudas.
Artículos relacionados
¿Necesitas ayuda legal con Renunciar a una herencia?
Habla con abogados Online y encuentra tu solución en minutos
Hablar con un abogado
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Artículos relacionados:
Volver arriba
logouaomini
En Un Abogado Online tratamos de ofrecerte la mejor información para que conozcas tu situación dentro del ámbito legal, saber qué puedes o no hacer, y en base a ello poder escoger al abogado especialista más indicado conforme a tus necesidades. 
heartmagnifiercross

Pin It on Pinterest

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram