Separación Matrimonial

En este artículo hablaremos de la separación matrimonial, una de las posibilidades para finalizar una relación de pareja junto al divorcio, aunque como veremos posteriormente, la principal diferencia entre separación y divorcio es que a través del divorcio se finaliza el matrimonio, mientras que con la separación no se pone fin al mismo.

¿Qué es la separación matrimonial?

Se trata del acto a través del cual los cónyuges rompen con su relación y deciden realizar vida separada e independiente. Puede realizarse de mutuo acuerdo, o a través de la vía contenciosa.

¿Existen causas de separación?

Antes de la Ley 15/2005 del 8 de Julio, la cual realiza modificaciones tanto en el Código Civil como en la LEC (Ley de Enjuiciamiento Civil), existían unas causas establecidas por las que se podía proceder a la separación. Actualmente estas causas están suprimidas, por lo que puedes realizar tu separación sin necesidad de justificación, sin que medie causa.

Anteriormente a esta reforma, el Código Civil establecía las siguientes causas para separarse:

  • Alcoholismo, adicciones, toxicomanía o perturbaciones mentales que afecten significativamente a la convivencia o la imposibilite.
  • Incumplir reiteradamente los deberes con respecto a los hijos comunes o cualquiera de los miembros de la pareja.
  • Abandono del hogar, sin justificación.
  • Infidelidad.
  • Conductas vejatorias o humillantes.
  • Incumplimiento de los deberes conyugales.

Tipos o formas de separarse

En la actualidad, existen dos formas de separarse en España: De hecho, o Judicial. La diferencia radica en si se ha iniciado un procedimiento judicial:

Separación de Hecho

Se trata del primer paso por parte de algún cónyuge (o de ambos), de poner punto y final a la vida matrimonial en pareja. No se acude a ningún procedimiento judicial, simplemente se rompe con la vida conjunta. No se pone fin al régimen económico matrimonial establecido por ambos (régimen de gananciales o de separación de bienes). Tampoco se rompe con el vínculo matrimonial. Sólo se rompe con la vivencia.

Separación judicial

A diferencia del tipo anterior, en la separación judicial sí que existe un proceso judicial que finaliza con una sentencia judicial. Se encuentra regulada entre los Artículos 81 y 84 del Código Civil. Al existir una resolución judicial firme, de ella se desprenden ciertos efectos jurídicos, como la disolución del régimen económico matrimonial. En este caso sí que se suspende legalmente el vínculo matrimonial.

Dentro de la separación judicial, existen dos modos de proceder para llevarla a cabo (de manera similar a los tipos de divorcio):

Separación judicial de mutuo acuerdo

Es la forma más económica, ágil y despreocupada de realizar este proceso, ya que sólo se necesita un abogado y procurador por cada pareja, pues se presupone un acuerdo entre ambos de realizar una separación legal. Es indiferente si ambas partes lo desean, o si es instada sólo por una de ellas.

Existen ciertos requisitos para poder a esta forma de separación matrimonial:

  • Un mínimo de 3 meses desde el día en el que el matrimonio es celebrado.
  • La existencia de un convenio regulador en el que se establezca cómo serán las relaciones próximas entre ellos, sobre todo en cuestiones referidas a la custodia de los hijos, o el uso y atribución de la vivienda familiar.

Separación Contencioso

Si no existiese previo acuerdo entre las partes, es necesario acudir al juez para que dicte una sentencia firme, y también acuerde los cabos que corresponden tratar en el Convenio Regulador).

Es la forma de realizar una separación matrimonial más difícil y costosa, tanto en términos económicos como en daños morales y preocupaciones. Es importante conocer que, si existen hijos comunes, pueden ser llamados a ser parte del procedimiento, por lo que puede ser una situación bastante inestable para ellos.

Diferencias entre separación y divorcio

Aunque existen numerosos puntos en común entre el proceso de divorcio y el de separación matrimonial, también existen una serie de diferencias que pueden marcar la diferencia a la hora de elegir la decisión más acertada para ambos:

  • Mediante la separación matrimonial, no se finalizará el matrimonio, sólo quedará suspendido. Ambos seguirán siendo considerados cónyuges, por lo que a través de la separación no es posible volver a celebrar otro matrimonio. Una separación es considerada cercana a una posible reconciliación, mientras que a través del divorcio se pone fin a cualquier vínculo.
  • Si después de un divorcio, se decide volver a estar juntos y reconciliarse, es necesario contraer matrimonio nuevamente. Si por el contrario, os encontráis separados, bastará con ponerlo en conocimiento del juez para volver a estar juntos desde el punto de vista legal.
Ver más artículos de , tal y como éste.
Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on pinterest
Pin
Share on whatsapp
WhatsApp
¿Necesitas ayuda profesional?

Contacta con un Abogado Online ahora mismo (desde 5€) y resuelve tus consultas legales con profesionales verificados

¿No encuentras tu solución gratuita?

Contacta con nosotros a través del formulario del contacto o en nuestras Redes Sociales. ¡Haremos el artículo que necesitas!

¡Síguenos en Redes Sociales!

¿Ya nos despedimos?

¡Podemos seguir en contacto en nuestras redes sociales!