¿Es legal grabar una conversación?

⏳ Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

La mayoría de los teléfonos móviles ofrecen herramientas incorporadas o permiten la configuración de aplicaciones para la grabación de llamadas telefónicas. Ya sea que hayas utilizado esta función en alguna ocasión o no, es fundamental comprender hasta qué punto es legal grabar una conversación o si podrías estar incurriendo en un delito.

De antemano, es importante destacar que la legalidad de grabar una conversación telefónica depende de las circunstancias particulares. Existen situaciones en las que es completamente legal llevar a cabo una grabación y otras en las que esta acción no se ajusta a la ley.

La creencia generalizada sostiene que cualquier grabación sin el consentimiento previo de todas las partes involucradas vulnera el derecho al secreto de las comunicaciones y a la intimidad, y que podría acarrear graves consecuencias legales, conforme al artículo 197.1 del Código Penal. En consecuencia, se ha difundido la idea de que dichas grabaciones no pueden ser admitidas como prueba en un juicio.

No obstante, esta percepción es en gran medida incorrecta, ya que la legalidad de grabar una conversación se encuentra sujeta a diversos factores, como quién realiza la grabación, la manera en que se lleva a cabo y el momento en que se efectúa. La legislación contempla una serie de circunstancias en las que se permite la grabación de una persona sin su consentimiento, sin que esto constituya un delito.

¿Deseas descubrir en qué situaciones está permitido y cuándo podrías estar infringiendo la ley? Te invitamos a seguir leyendo para conocer más al respecto.

¿Cuándo es legal grabar una conversación telefónica sin consentimiento?

cuando puedo grabar legalmente una conversación

En primer lugar, es fundamental distinguir entre grabaciones propias y ajenas. Las grabaciones propias son aquellas realizadas por una persona que forma parte de la conversación, mientras que las grabaciones ajenas son aquellas registradas por terceros que no son parte de la conversación.

En el contexto legal de España, es plenamente legal grabar una conversación telefónica propia, es decir, si la persona que realiza la grabación es uno de los participantes en dicha llamada. Esta práctica es permitida incluso sin informar a los otros interlocutores de que la conversación está siendo grabada. Además, las grabaciones propias pueden utilizarse como pruebas legales en un juicio, siempre y cuando no haya ningún tipo de coacción, provocación o engaño por parte de la persona que realiza la grabación.

La legalidad de grabar conversaciones se extiende a aquellas en las que quien realiza la grabación es uno de los interlocutores, incluso si se lleva a cabo sin el conocimiento ni el consentimiento de las demás partes. Además, el uso de un dispositivo de grabación durante la conversación no infringe el secreto de las comunicaciones, a menos que se entre en la esfera íntima del interlocutor.

La razón detrás del consenso en la jurisprudencia sobre la validez de estas grabaciones se basa en la premisa de que no puede existir secreto para la persona a la que se dirige la conversación, ni se produce una vulneración de la intimidad. Esto se debe a que cuando una persona comparte voluntariamente una opinión o un secreto con su interlocutor, está renunciando a su privacidad al permitir que terceros conozcan el contenido de la conversación, sin que ello constituya una violación o infracción.

Es importante destacar que, si bien estas grabaciones pueden utilizarse como pruebas en procedimientos judiciales en defensa del interesado, no pueden ser difundidas públicamente.

Sin embargo, la situación cambia por completo cuando se graban conversaciones en las que la persona que realiza la grabación no es parte de la conversación. En ese caso, se produce una vulneración del secreto de las comunicaciones y una intromisión ilegítima en la intimidad de terceros, lo que impide que dichas grabaciones sean admitidas como prueba, de acuerdo con el artículo 18.3 de la Constitución Española.

Este principio legal fue respaldado por una sentencia del Tribunal Supremo en 2016 (STS 3585/2016), que estableció lo siguiente: “La presentación al proceso de grabaciones de conversaciones particulares efectuadas por uno de sus protagonistas no infringe el derecho al secreto de las comunicaciones, pues este derecho no puede utilizarse frente a los propios intervinientes en la conversación”.

¿Las grabaciones sin permiso son una prueba válida en un juicio?

Surge una pregunta relevante en relación con la validez de las grabaciones: ¿Pueden estas grabaciones utilizarse como pruebas de defensa en un juicio? Jurisprudencialmente, los Tribunales permiten el uso de las grabaciones como medio de prueba siempre que se cumplan una serie de requisitos esenciales:

  1. No debe existir provocación, engaño o coacción por parte de la persona que realiza la grabación.
  2. La persona que se dispone a grabar una conversación debe ser parte activa en la conversación, es decir, debe ser un participante activo en la misma.
  3. La grabación debe realizarse en un lugar público.
  4. En el caso de grabaciones en lugares privados, se requiere autorización o consentimiento del titular del lugar.

No obstante, incluso cuando se cumplen estos requisitos, es común que la parte contraria intente presentar argumentos para impugnar este medio de prueba. Uno de los argumentos más comunes es la supuesta violación de la Ley de Protección de Datos debido a la falta de obtención del consentimiento necesario para el tratamiento de los datos obtenidos en la grabación.

Sin embargo, la propia Ley de Protección de Datos establece una excepción a la necesidad de obtener consentimiento cuando los datos obtenidos en la grabación se utilizan para satisfacer un interés legítimo. En este caso, el interés legítimo radica en la necesidad de presentar pruebas de una conversación en un procedimiento judicial. Por lo tanto, la grabación puede ser admitida como medio de prueba en un juicio.

¿Cuándo es un delito grabar una conversación telefónica?

Es crucial enfatizar que cuando una persona que no es parte de una conversación la graba, puede estar cometiendo un delito grave contra la intimidad de los participantes. En este caso, se trata de un delito de revelación de secretos o un delito contra la intimidad, ambos definidos en el artículo 197.1 del Código Penal.

La captura de comunicaciones a través de la grabación de sonidos debe ser previamente autorizada por un Juez. De lo contrario, la evidencia resultante no solo carecerá de validez en un tribunal, sino que la persona que cometió el delito contra la intimidad podría enfrentar la posibilidad de ser condenada a prisión.

Es esencial señalar que un Juez o Magistrado rara vez otorga autorización a un individuo para llevar a cabo la grabación de conversaciones ajenas, ya que generalmente esto ocurre en el contexto de una investigación judicial en curso.

De acuerdo con el Artículo 197.1 del Código Penal, incluso la policía no puede grabar conversaciones ajenas sin la previa autorización de un Juez.

Por otro lado, aunque es legal grabar conversaciones en las que una persona participa, la difusión de estas grabaciones sin el consentimiento de los participantes también puede constituir un delito de revelación de secretos o descubrimiento, según lo establecido en el artículo 197 del Código Penal. En este contexto, el delito no es cometido por quien realiza la grabación, sino por quien la divulga.

La grabación de conversaciones se convierte en un delito cuando difundimos esas grabaciones sin el consentimiento de las personas involucradas, especialmente si las conversaciones se han registrado en lugares donde se espera privacidad y pueden afectar la dignidad de las personas o vulnerar sus derechos.

Además de la responsabilidad penal, la difusión de grabaciones sin consentimiento también puede dar lugar a acciones legales en la vía civil, a través de una demanda por el uso no autorizado de la grabación. En tales casos, es posible buscar una compensación por los daños y perjuicios tanto morales como materiales causados por la publicación de la conversación.

Es relevante señalar que la difusión o publicación de ciertas conversaciones, en las cuales las personas involucradas pueden ser identificadas y no han otorgado su consentimiento, también constituye una infracción de la normativa de protección de datos. En este contexto, se debe presentar una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos.

Por favor. Si te ha ayudado, ¡compártelo! 💞

Resuelve tus dudas legales gratis 💬

Con la potencia de la Inteligencia Artificial, prueba nuestro servicio disponible para ayudarte completamente gratis a resolver tus dudas y consultas, tal y como si tuvieses Un Abogado Online
Ó chatea con nuestro equipo entrenado con nuestros contenidos:
¿Necesitas ayuda legal profesional con ¿Es legal grabar una conversación?? 🎓
Habla con abogados Online reales y verificados. Encuentra tu solución en minutos con atención personalizada 24 horas para resolver todas tus dudas. Consultas ilimitadas, prueba 3 días por 5€. Después son 49€ al mes. Puedes cancelar cuando quieras (sí, también dentro de los 3 primeros días)
Hablar con un abogado al mejor precio
logouaomini
En Un Abogado Online, creemos que todo el mundo tiene derecho a conocer las leyes que rigen nuestro día a día.

Por eso, tratamos de ofrecerte los mejores recursos gratuitos, para que conozcas tu situación dentro del ámbito legal, sepas qué puedes o no hacer, y en base a ello poder tomar una decisión más informada, conociendo tus necesidades. 
magnifiercross linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram